Nota en Opinion del diario La Voz del Interior

Miércoles 9 de setiembre de 2009 Edición impresa | Opinión | Nota

Una reserva que necesita de los vecinos

A 20 años de su creación, el Parque General San Martín puede ser una reserva urbana que conviva con el camping municipal y el desarrollo edilicio. Para ello, los vecinos tienen que participar, y comprometerse.

Por María Teresa Nannini.

María Teresa Nannini Coordinadora general de Acción Cívica Córdoba

El Parque General San Martín está en el candelero. Muchos vecinos lo buscan en el nomenclador cartográfico porque oyen hablar de él pero no conocen el gran predio ubicado en el noroeste de esta capital, cerca del Chateau Carreras y Villa Belgrano, en la ciudad de Córdoba. En estas semanas se discute un proyecto de ordenanza que crea una reserva urbana y establece un plan de manejo de parte de las autoridades del Municipio. El Parque ya cumplió 20 años. Nació el 18 de marzo de 1979, por ordenanza 6.933. Pero los objetivos quedaron fijados recién en la 9.655, del 22 de abril de 1997: conservar muestras de bosques nativos; proteger las muestras de ecosistemas urbanos; albergar especies vegetales y animales; ofrecer educación ambiental, recreación y turismo; ofrecer oportunidades para investigación y monitoreo; proporcionar belleza escénica. La Reserva Natural Parque San Martín abarca 173 hectáreas, en dos zonas bien definidas. Una más baja, en lo que fuera el cauce del río y donde hoy se encuentra el camping municipal, ocupa unas 30 hectáreas. En esta sección, la Dirección Municipal de Deporte y Recreación desarrolla diferentes actividades. Cuenta con pileta de natación, asadores, sanitarios y proveeduría. En cambio, la zona alta corresponde a la reserva natural. Allí se concentra la mayor cantidad y variedad de especies vegetales y animales autóctonos. La idea es que se conserven en estado silvestre.

Preservación ¿versus? progreso.

Córdoba ha crecido y se extiende más allá de lo imaginado. Pero crece justamente en dirección al parque. Allí la naturaleza es pródiga y se resiste a ser invadida. Muchos vecinos valoran que, aun en estas épocas de desarrollo desbordante, exista un predio que puede ser conservado sin atentar contra el progreso; que se pueda preservar, para que la calidad de vida sea mejor. Y para que podamos decir, a las futuras generaciones, que supimos valorar la importancia de un pulmón verde. Desde Acción Cívica vemos con agrado que varios estamentos de la sociedad convergen alrededor del tema. El municipio está abierto al diálogo. La perseverancia del grupo de vecinos “Por la reserva”, logró instalar la preocupación sobre el destino del parque. Los ambientalistas evalúan la necesidad de considerarlo reserva ecológica. Los vecinos colindantes, tanto de barrios cerrados como abiertos, han descubierto la importancia de cuidar el lugar. Que se constituya en una fuente de recreación natural, y no en otro espacio propicio para la tira de basura, las corridas en cuadriciclos o asentamiento de personas no autorizadas. A nuestra asociación civil le interesa la participación ciudadana, y el control de las acciones del Estado. Es el resorte de poder que puede llevarnos al cambio que todos precisamos. En lo que atañe al parque, el municipio debe dilucidar su extensión exacta, a través de Catastro, y su competencia y la de la Provincia, respectivamente. También deberá acondicionar las actividades que se realizan en el camping, para no interferir con el ecosistema. Otro tanto se puede pedir a las agrupaciones defensoras del medio ambiente: que digan lo que se puede y lo que no se debe hacer.

Ejemplo porteño.

Tomemos como ejemplo la reserva natural de Buenos Aires. Este gigantesco espacio verde, de unas 350 hectáreas, está ubicado sobre terrenos ganados al río de la Plata. Los años de abandono hicieron que la flora y la fauna se desarrollaran espontáneamente. Los vecinos se percataron de la existencia de este reservorio autóctono, e impulsaron la creación de la hoy Reserva Ecológica Costanera Sur. La gente camina por sus senderos y desde allí tiene las mejores vistas de la ciudad. Es un claro ejemplo de lo que obtiene la acción conjunta de ciudadanía y autoridades, cuando la primera le ajusta las tuercas. Aun a nuestro pesar y holganza, somos artífices de nuestro futuro. En este caso puntual, del Parque y de la Reserva Urbana San Martín.

© La Voz del Interior

Publicado en 1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s